Prijeđi na glavni sadržaj
Bosch en Chile
Noticias

Bosch ayuda a las ciudades de todo el mundo en la lucha contra la contaminación

2019-07-29

  • Volkmar Denner: "El aire limpio nos concierne a todos. En Bosch, reconocemos que nosotros también tenemos la responsabilidad de combatir la contaminación".
  • Bosch asesora a ciudades alemanas y del resto del mundo sobre la gestión del tráfico.
  • Bosch se esfuerza por conseguir que la movilidad sea lo más libre de emisiones posible.
  • Una web especial de Bosch sobre movilidad urbana y calidad del aire ya está online.
Bosch ayuda a las ciudades de todo el mundo en la lucha contra la contaminación
Más tecnología para un aire mejor: Bosch ayuda a las ciudades de todo el mundo en la lucha contra la contaminación

Stuttgart, Alemania - En todo el mundo, la gente se desplaza cada vez más de las zonas rurales a las ciudades. Para 2050, habrá más de seis mil millones de personas viviendo en las grandes urbes, el doble que ahora. Durante el mismo período, el volumen de tráfico urbano se triplicará, entre otras cosas, debido a que el continuo auge del comercio online, provocará un mayor crecimiento del tráfico ocasionado por los envíos. Una población más densa y un mayor tráfico significan un deterioro de la calidad del aire. En todo el mundo, desde París hasta Shanghái, las grandes ciudades se enfrentan a un gran reto: proporcionar movilidad a las personas y a las mercancías, mejorando al mismo tiempo, la calidad del aire que respiramos. No es una tarea fácil: según la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor del 90 por ciento de la población mundial, vive actualmente en zonas donde la calidad del aire es deficiente. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), estima que el impacto económico de la contaminación del aire es de alrededor de 5 billones de dólares en todo el mundo. El aumento de los costes sanitarios representa la mayor parte de esta suma. "El aire limpio nos concierne a todos", declara Volkmar Denner, presidente del Consejo de Administración de Robert Bosch GmbH. "En Bosch, reconocemos no sólo nuestra responsabilidad global en la acción climática, sino también nuestra responsabilidad local en la lucha contra la contaminación del aire. Para lograrlo, necesitamos más tecnología, no menos. Con una tecnología que es ‘innovación para tu vida’, podemos ayudar a las ciudades y hacer del mundo un lugar mejor". Por ello, Bosch está trabajando tanto por fuera como por dentro del capó del motor, para que la movilidad sea lo más libre de emisiones posible. Además, como empleador, la empresa también está asumiendo la responsabilidad de mejorar la calidad del aire en todo el mundo.

Comprendiendo los factores de la calidad del aire: diferentes ciudades, diferentes retos

Los avances tecnológicos y los cambios en las políticas han mejorado significativamente, la calidad del aire, especialmente en Europa y Estados Unidos. La mala calidad del aire no se debe únicamente a las emisiones de los vehículos. La industria, la agricultura y el sector energético, también contribuyen a la contaminación del aire en diferentes grados en todo el mundo. La composición del aire varía considerablemente de un lugar a otro, al igual que los niveles de elementos contaminantes transportados por el aire, como las partículas, el ozono, el dióxido de azufre y el óxido de nitrógeno. Otros factores que influyen en la calidad del aire son los procesos químicos en la atmósfera, provocados por los gradientes térmicos, las condiciones del viento y la radiación solar. Por ejemplo, la luz solar aumenta la concentración de ozono y a su vez, el ozono, puede reaccionar con el monóxido de nitrógeno para formar dióxido de nitrógeno (NO2). Para comprender mejor estos procesos y recopilar más datos sobre los contaminantes atmosféricos en los diferentes lugares de las áreas urbanas, Bosch ha desarrollado un sistema de medición de contaminación. Instalada en una carcasa compacta, esta tecnología se está probando actualmente, en el área metropolitana de Stuttgart, París y Marsella. Su objetivo es proporcionar datos fiables sobre la calidad del aire que pueden utilizarse, por ejemplo, para trazar un mapa de la calidad del aire a tiempo real en una ciudad, como base para una gestión del tráfico más eficiente.

Bajo el capó del motor: centrándonos en el óxido de nitrógeno y la emisión de partículas

Bosch está utilizando sus conocimientos técnicos y considerables recursos financieros para preparar a los coches para el futuro. Se trata de una doble estrategia: avanzar en el desarrollo de la electromovilidad y conseguir nuevas mejoras en el motor de combustión interna. El objetivo es diseñar un motor de combustión interna que no contribuya a la contaminación atmosférica en nuestras ciudades. Con el desarrollo de nuevas tecnologías para vehículos diésel, Bosch ha dado un gran paso en esta dirección. Esta tecnología, que se está implantando sucesivamente en los vehículos en producción, reducirá la emisión de óxidos de nitrógeno muy por debajo de los límites futuros. En otras palabras, las emisiones de óxido de nitrógeno de los nuevos vehículos diésel ya no serán relevantes. Gracias a la introducción del filtro de partículas, este sistema también se aplica a las emisiones de partículas de los vehículos diésel desde hace bastante tiempo. Bosch también persigue este mismo objetivo para los motores de gasolina, avanzando a buen ritmo. Las modificaciones en los motores y el tratamiento eficiente de los gases de escape pueden reducir las emisiones de partículas aproximadamente, a un 70 por ciento más bajo que el estándar Euro-6d-temp. En Europa, Bosch ya no realiza ningún trabajo de desarrollo para motores de gasolina que no estén equipados con un filtro de partículas. Al mismo tiempo, la empresa también busca minimizar las emisiones de partículas producidas por los sistemas de frenado. Entre estos avances, se encuentra el iDisc, que genera tan sólo el diez por ciento del polvo de frenado producido por un disco de freno convencional, y el sistema de frenado regenerativo, que puede reducir el polvo de frenado en más del 95 por ciento en los vehículos eléctricos.

Más allá del capó: comprender, planificar y gestionar el tráfico de la ciudad

Las actividades de Bosch para mejorar la calidad del aire van más allá del capó del motor. "Estamos centrándonos en el panorama global", anuncia Denner, "observando las tendencias de movilidad a largo plazo, particularmente en las áreas urbanas". En la actualidad, Bosch mantiene conversaciones con más de 100 municipios y regiones de toda Europa. El objetivo es mejorar la calidad del aire. En base a los patrones de aceleración y frenado de los vehículos individuales, Bosch puede extrapolar de forma fiable el comportamiento de la flota total de vehículos en la carretera y, por tanto, el total de las emisiones actuales. Por ello, Bosch está recopilando datos anónimos en Stuttgart y en municipios vecinos, con el fin de determinar cómo debe cambiar el tráfico para reducir las emisiones. Sobre esta base, Bosch asesora a las ciudades en materia de planificación y gestión del tráfico. En Stuttgart, por ejemplo, en el cruce de tráfico más transitado de Alemania, Bosch ha demostrado qué manteniendo un flujo constante de tráfico, es posible reducir las emisiones actuales de los vehículos hasta en un 20 por ciento. Esta es solo una de las muchas líneas de actuación que actualmente persigue Bosch. Otra, es el lanzamiento del servicio de scooter eléctrico compartido COUP. Esta filial de Bosch opera una flota de 5.000 scooters eléctricos, lo que proporciona localmente, una movilidad libre de emisiones en Berlín, París y Madrid. Además, Bosch también desarrolla soluciones de software específicas para mejorar la calidad del aire. La aplicación Triffix, facilitada por la startup perteneciente a Bosch del mismo nombre, proporciona información de ruta personalizada a tiempo real desde el origen hasta el destino, incluyendo rutas alternativas, directamente desde el centro de control de tráfico de la ciudad. De este modo, se ayuda a evitar que el tráfico urbano se detenga.

Responsabilidad como empresa: gestión de la movilidad para sus empleados

La mejor manera de evitar que el tráfico se detenga es evitar la congestión. Este es el principio básico detrás del sistema de gestión de movilidad que Bosch opera para sus empleados. Tan solo en el área metropolitana de Stuttgart, unos 50.000 trabajadores de Bosch, una octava parte de la plantilla global de la empresa, recorren un total de más de 1,5 millones de kilómetros al día. La solución es utilizar autobuses como lanzaderas, que eliminan muchos de estos viajes individuales. Bosch facilita lanzaderas no sólo en Stuttgart, sino también en Estambul (Turquía), Curitiba y Campinas (Brasil), Changsha, Beijing, Shanghái y Suzhou (China). En Shanghái, por ejemplo, diez autobuses de largo recorrido y siete de corto recorrido, transportan más de 1.000 pasajeros al día. Alternativamente, mediante el uso de la plataforma de viaje compartido SPLT, que Bosch adquirió en 2018, los empleados pueden organizar su propio coche compartido y desplazarse juntos para ir a trabajar. Esta plataforma fue introducida recientemente en México y ahora, se está empezando a utilizar en el área metropolitana de Stuttgart. Además, a los empleados de Bosch, también se les ofrece la opción de trabajar desde casa o desde una ubicación más conveniente para la empresa. Como demuestra este amplio enfoque de Bosch, se tomarán toda una serie de medidas para mejorar la calidad del aire. Solo mediante la adopción de tales estrategias, las ciudades de todo el mundo podrán volver a respirar con facilidad y seguir proporcionando a sus poblaciones en aumento, una alta calidad de vida.

Contacto de Prensa Chile

Marion Lechner

Teléfono

Preguntas generales sobre Bosch

Más noticias